MUJER, FUERZA Y SUTILEZA

paypal
Para realizar el pago via Paypal de forma rapida y segura usando targeta de credito, por favor oprimir el boton de compra. Nuestros libros serán enviados a vuelta de correo unicamente en USA y Puerto Rico. Preparación y envio se toma una semana.


ebooks
Puede obtener aquí los libros en Formato Digital.


chekes
Puede realizar su orden utilizando la forma de pago de Money Order o Giro Postal, favor oprimir el boton de compra.

1-El día cuando Dios se botó
2- Oh, mujer, eres extraordinaria!
3- Falsos conceptos
4- Fuerza
5- Sutileza
6- Mi decisión cambará mi situación
7- Con las alas rotas
8- Tres mujeres asombrosas

C
nunca-dejes-sonar
Si deseas adquirir otros libros del Apóstol Rubén Hernández, favor de elejir oprimiendo en las respectivas caratulas!

Comentarios

En su primer libro, “Herido pero aún caminando” Rubén Hernández nos trajo una palabra de restauración y sanidad interior, para esos momentos de prueba y tragedia que la vida en ocasiones presenta. En su segundo libro, “Nunca dejes de soñar”, nos inspiró y motivó a levantarnos y seguir en pos de nuestras metas, sueños y aspiraciones.
Ahora, en su tercera obra, “Mujer, Fuerza y Sutileza” el autor nos presenta un tratado, tierno, conmovedor, romántico y refrescante, sobre este maravilloso y extraordinario ser llamado: Mujer.

Este es un libro para levantar y honrar a todas las mujeres. Para darles el reconocimiento y valor que les corresponde. Para disipar falsos conceptos y actitudes negativas, que injustamente, han producido dolor y tristeza en el corazón de tantas de ellas.

“Tú, mujer maravillosa, que han tenido que enfrentar mil dificultades y sinsabores en tus días. Tú, que con valentía y arrojo, has soportado la tempestad, negándote a ser derrotada. Y que por el contrario, te has puesto de pie ante la vida, una y otra vez, pues haber fracasado en algún momento, no fue la condena eterna de su existencia, sino un trampolín, para su mayor éxito.

Tú, mujer, asombrosa, que regalas por doquier tu perfume y sabiduría, Que adornas con tu sola presencia el alma de los hombre y nos permites, al contemplar tus ojos, ver un pedazo de cielo.

He querido derramar en estas páginas, como aguas frescas, perlas, del tesoro de mi corazón, con el solo propósito de honrarte y traer aliento a tu alma. He querido poner un grano de arena, en este inmenso océano, llamado vida, que testifique de tu grandeza, tu belleza y tu exquisitez. He querido decir lo maravilloso que estoy de ti, oh, criatura extraordinaria y espectacular.

Adelante, no te detengas. Vive, supérate, evoluciona. Brilla radiante, cuan estrella, como aquella Ester, en el firmamento de la vida e impregna el mundo entero con tu incomparable aroma. Y no dejes de asombrarnos, Mujer, con tu Fuera y Sutileza”.